YA LO SABÍA

Antes de empezar ya sabía que me dolería. Que tendría que curarme yo sola las heridas. Aún así me tiré en plancha. Contigo me reía tanto que mi mandíbula tenía vida propia. Tu no lo sabes pero tu risa es altamente contagiosa. Tus labios son altamente jugosos. Lo más sexy es que no lo sabes.

Una vez que empecé ya no quería parar. Me dejé conquistar por tu parte ingeniosa. Por tu perfil bueno. Por esa parte de ti que deja de lado a lo confuso. A lo raro. A lo complicado. En ese momento todo tenía sentido. Todo encajaba.

Sé de sobras que la realidad más próxima era otra. Pero me daba exactamente igual lo que viniese después. Y ya está.

Tu sonrisa y tus cabellos me enredaban sin darme cuenta. Ups, ya estaba de pleno dentro. Caí con todo mi peso. Enterita. Y allí me quedé unos días.

Es de esas veces que ves el trompazo antes de empezar. Pero te da igual. Porque sabes que te va a compensar. Y contigo fue así.

Llegaste,
me caí.
Te fuiste,
me curé.

Ya lo sabía.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

One thought on “YA LO SABÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*