¿TARAS O EXIGENCIAS?

Por norma cuando llevamos pocos días viendo a un hombre, quedando con él, buscamos algún detalle que nos dé la excusa perfecta para dejar de verlo y quedarnos en nuestro caparazón, protegidas. ¿Es así o tenemos nuestras razones? ¿Son pájaras mentales o son reales?

¿Por qué buscamos algo raro, alguna tara, en las primeras citas? ¿Por qué le ponemos tanta atención a eso? ¿Somos raras las solteras? ¿Somos demasiado exigentes?

Pues al menos yo si, con los años me volví más exigente que nunca. En parte por mi misma, en parte por las experiencias vividas, en parte por los hombres, en parte por el entorno, en parte por los cuentos de hadas, en parte por las exigencias del guión y por muchos factores más.

Busco un mínimo de requisitos, como la lista mental que me hice hace tiempo. Una lista que cada vez que la quiero cumplir, las cosas salen mal. Al principio está genial porque los primeros puntos se cumplen a la perfección, pero de la mitad no pasa. Así que acepto que me va costar la vida encontrar un compañero.

Creo que un poco de todo, algunos vienen con taras, y los que no, no cumplen nuestras exigencias. Parte son pájaras mentales nuestras y la otra mitad pura realidad.

Lo siento no lo puedo evitar.
A estas alturas lo tengo incorporado si o si.
Soy exigente.
A veces de más.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

2 thoughts on “¿TARAS O EXIGENCIAS?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*