SALTAN CHISPAS

El corazón, que extraño órgano, verdad. Un órgano conectado directamente con los sentimientos. Pienso a menudo, que dentro de él hay mil impulsos de corriente. Pura electricidad. Electricidad hecha de chispas. Chispas que se crean al conectar con otra persona. Con el feeling. Con la química. Dile como quieras, pero cuando está, está.

Siento que mi corazón se llena de cientos de ellas, cuando me acerco a él. Cuando le beso. Cuando le abrazo. Cuando me roza. Cuando entra en la misma habitación en la que estoy yo. Crea eso en mí.

Todos tenemos una electricidad diferente, una velocidad distinta. Como la luz, unos van a medio gas y otros al máximo. Simplemente son diferentes ritmos. Igual de válidos.

El corazón de cada uno va a un ritmo. Algunos se dejan llevar por las chispas y van a mil, disfrutando del momento, sin pensar en lo que pasará. Otros gestionan las chispas más lentamente, con miedo, con desconfianza, poco a poco.

El amor es extraño. Nadie sabe cómo funciona. Por eso creo firmemente que hay que respetar el ritmo de cada uno. El ritmo del otro. Aunque nos cueste la vida. Créeme a veces es demasiado duro.

Hay veces que por capricho del destino, tropiezan dos personas con ritmos diferentes. No quiere decir que no le gustes, pero sus chispas son distintas, son más prudentes, más asustadas. No se puede pedir a alguien que te quiera con la misma intensidad que tu le quieres.

No hay un patrón marcado de cómo tiene que surgir el amor. Cómo se tiene que empezar a sentir, a querer. El corazón va por libre.

He entendido con el tiempo que no se puede forzar a nadie a ir al mismo ritmo que tu. Aunque él vaya más lento, no quiere decir que no te quiera en su vida. Todos tenemos miedos. Que levante la mano quien no los tenga. Nuestro corazón se caga de miedo, cuando sentimos de nuevo.

Así que sólo hay que poner atención, en si vale la pena o no esperar que su ritmo se acerque un poco más al tuyo. Que sus chispas salten como las tuyas. Para nada soy experta en el corazón, estoy aprendiendo sobre la marcha. Sigo siendo novata con esto de sentir.

Fíjate en tus chispas, si son de verdad o no, por él.
Acepta el ritmo de él.
Si crees que vale la pena esperar.
A lo mejor sólo necesita una pequeña tregua,
para volver a confiar,
para dejar los miedos a un lado.
Pero no somos tontas,
daremos esa tregua,
pero no es eterna.
Tiene fecha de caducidad.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

2 thoughts on “SALTAN CHISPAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*