NOCHE DE LUNA

Ya salió la luna, por hoy el sol ya está cansado. Tuvo suficiente. Ahora le toca el turno a ella. Hoy está muy brillante, radiante, más de lo normal. Me fascina su luz. Me deja embobada.

Estoy tumbada en la cama, son más de las doce de la noche. Mis sábanas me protegen de mi soledad. Me resguardan. Como cada noche. Me acogen sin más. Sin pregunta alguna.

Aquí estoy repasando una vez más nuestra conversación de hoy. La que tuvimos hace menos de una hora. Por mensaje. La releo antes de dormir. Creo que será por algo. Algo bueno hicimos. Algo sentimos. Me moviste un poco por dentro.

La releo otra vez porque quiero sentir de nuevo eso que sentí al leerla por primera vez. Ese hormigueo.
Nos tiramos todo el día hablando. Nos despedimos varias veces en la misma conversación. Pero de nuevo decimos algo. Como si no quisiéramos terminar. Como si terminar fuera algo malo. Queremos mantener esa sensación de conexión un instante más.

Sólo un poco más.
Un poco más de eso,
la luna está de testigo,
ella toma nota de todo
mientras me sale esa sonrisa
al leer de nuevo nuestra conversación.
Noche de luna.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*