LOS LUNES…

Parece una mañana como cualquier otra, entre mis legañas y auriculares. Mi cuerpo sigue la ruta de los largos pasillos, como cada día.

Entro al primer vagón, no me apetece andar más, aunque sé de sobra que después la salida me queda muy lejos. Pero haz entender eso a mi mente dormida. Que aún está entre las sábanas. Busco un rincón con un mínimo de espacio vital. Cosa poco viable a esa hora de la mañana.

Eres el único del vagón que no mira la pantalla del móvil. Tienes la mirada perdida y una ligera sonrisa en tus labios. Creo que estás concentrado en uno de tus fantásticos pensamientos.

De esos que te llevan a otro lugar. De esos que hacen brillar tus ojos. De esos que enamoran a los demás. De esos que enloquecen tu alma.

Estás precioso, puramente llamativo. Para mi eres un total extraño, un extraño interesante. Mi alegría del lunes.

Pero de repente llego a mi parada, salgo del vagón y empiezo andar dejando el metro atrás, pero mi mente sigue dentro del vagón. Sigue inmersa en tus ojos.

Un desconocido.
Un vagón.
Que me despistó de mi mundo.
De mi rutina de los lunes.
Agitó mi día.
Los lunes…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

2 thoughts on “LOS LUNES…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*